Una demanda contra Puigdemont podría revelar el temor económico de la independencia catalán

Carles Puigdemont, actual presidente a generalitat, ha recibido una demanda por parte de José Manuel Gutiérrez, un ciudadano español desempleado que acusa al líder catalán de traición a la corona y rebelión, según los estatutos del código penal, más concretamente en el titulo 21, articulo 472, párrafo 5.

La demanda habría sido realizada motivado al compromiso moral de José Manuel Gutiérrez, que ve el acto de independencia de Cataluña como insubordinación. El ciudadano español alega que el líder catalán no es más que un ciudadano español común, por lo que llama a consciencia a la validez de sus acusaciones.

José Manuel Gutiérrez no es el único en demandar

Otros españoles a nivel nacional comparten afinidad con José Manuel, como es el caso de Ángel Luis Bordás, un abogado que ha encabezado demandas presentadas al gobierno nacional con cargos de rebeldía y deserción, desobediencia judicial y prevaricación.

Desde un contexto estrictamente legal, estas demandas son válidas pero lo que es cuestionable es la motivación de los personajes que las han realizado, pues un desempleado y un grupo de abogados no parecen tener un contexto de decisión suficientemente amplia como para justificar sus actos; cabe destacar que las decisiones motivadas por la moralidad, normalmente involucran el deseo de realizar justicia personal.

Los intereses españoles podrían estar detrás de las demandas

Ante la inminente independencia de la provincia de Cataluña, existe una importante preocupación por el gobierno español que, de hecho, tiene más de una década de estarse gestando. En 2006, Cataluña ya se había autoproclamado como nación, aunque el gobierno español habría de interpretar este acto como un hecho sin suficiente carácter jurídico.

Sin embargo, el gobierno español si reconocería las características de la región de Cataluña como una identidad de su propia nacionalidad, pues es una región autónoma que cuenta con su idioma, su bandera, su himno y si escudo, siendo estos símbolos de identidad nacional.

Esto habría de calmar la situación por al menos unos años, volviendo con fuerza motivado por la actual situación económica. Es importante reconocer que Cataluña es la región que aporta el mayor porcentaje de producto interno bruto y solo en 2014, su tasa de crecimiento de PIB fue igual al de toda España y más alta que el de Europa.

Además, Cataluña es la región con mayor poder adquisitivo y con relaciones económicas muy beneficiosas con sus países vecinos y con Europa oriental, por lo que tienen la fórmula para ser independientes, aunque a costa de causar un fuerte impacto macroeconómico en España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *